Republica Dominicana

Las terapias ayudan a superar el duelo del divorcio

Viernes, 13 Julio 2018

Santo Domingo.- El divorcio implica la ruptura de una célula familiar y es un duelo que las familias que pasan por él deben superar, con la asistencia de profesionales de la conducta que les ayuden a evitar las secuelas que muchas veces pueden ser catastróficas, sobre todo para los hijos e hijas.

Así lo explicó el psicólogo y terapeuta familiar, José Díaz, quien reveló que en el país se registran 17 mil divorcios por año, 417 por mes o lo que es lo mismo, 47 cada día, cifras de las que se desprende que en muchos de esos casos hay hijos e hijas con algunas repercusiones negativas.

“No trabajar el duelo en la familia luego de un divorcio puede generar serios conflictos, pues tenemos evidencias de casos de alcoholismo, abuso de drogas y otros problemas de conducta, relacionados directamente con la separación de los padres”, dijo el especialista de salud mental en el programa Mujer Conoce Tus Derechos, del Ministerio de la Mujer.

“Las terapias familiares son importantes antes, durante y después de un divorcio, porque previenen y sanan las heridas psicológicas que deja el desmembramiento del núcleo familiar, para dar paso a un nuevo rumbo en la vida de los integrantes”.

En conversación con Taty Ramírez y Fleuris Dotel, el psicoterapeuta José Díaz dijo que ha tenido que trabajar con familias que han  estado a punto de romper su compromiso y que lo único que ha hecho es pedirle que se den la oportunidad de dialogar, lo han hecho y hoy tienen matrimonios estables. “El propósito que tengo como terapeuta es brindar acompañamiento psicológico en las diferentes situaciones complicadas del ser humano”.

Para Díaz, en el divorcio los más afectados son los hijos, no importa la edad que tengan, ya que para ellos es fundamental la unidad entre sus padres, por lo que recomienda la conciliación, el entendimiento y la buena comunicación antes de pensar en un divorcio, y que hagan partícipes a los hijos de las decisiones y los por qué, sin involucrarlos en el conflicto.

Añadió, que de no trabajar el duelo en la familia luego de una disolución, sobre todo si es traumática, los resultados pueden ser catastróficos ya que en muchos casos los hijos suelentener problemas a la hora de manejar situaciones propias e incluso podrían caer en abuso de sustancias que les “ayudarían” a evadirse de su realidad.

“Se entiende que un matrimonio llega a su fin por diferentes causas, entre las que podemos citar la incompatibilidad de caracteres, pero considero que debe haber madurez para dialogar de  las situaciones que se les presenten  y, cualquiera que sea la decisión, deben  proteger a sus hijos y no meterlos dentro de los conflictos que muchas veces son de ellos  por falta de entendimiento”,  explicó el  experto en psicología familiar.

Asimismo, dijo que los hijos no entienden y en muchos de los casos no aceptan las razones de una separación de sus padres, también se niegan a aceptar que en su casa se esté dando ese problema, por lo que aconsejó a los padres buscar ayuda en caso de estar pasando por una situación similar, para saber cómo actuar y mantener un ambiente favorable, pese al divorcio.

“Son múltiples las consecuencias de un divorcio tortuoso, pero podemos decir que las secuelas en este aspecto son devastadoras, se hace largo el trayecto, afecta de manera directa la calidad de vida de los hijos quienes muchas veces tiene que quedarse con la madre o con el padre y en algún caso con un familiar con costumbres diferentes”, manifestó  el especialista de la conducta.

En caso de divorcio, los padres deben tratar de mantener una relación amigable, para que los hijos e hijas mantengan su salud mental y conductual, intentar hacer menos traumática esa separación que muchas veces se hace necesaria por el bien de los integrantes de la familia.

Las declaraciones del terapeuta familiar, se produjeron durante su comparecencia al programa radial “Mujer Conoce Tus Derechos”, órgano  de difusión del Ministerio de la Mujer, el cual se transmite los miércoles me 2 a 3 de la tarde por Unión de Emisoras Católicas (UDECA).